Google+

miércoles, 15 de octubre de 2014

Oración



    Virgen de los condenados,

    ya no puede más mi pobre carne de poeta,

    mi piel se carcome

    y se me deshilacha en versos,

    te pido, 

    concédeme sólo una simple metáfora

    donde olvidar por un rato 

    esta fatigosa existencia.




    Virgen de los condenados,

    ya está amaneciendo,

    te suplico, 

    concédeme sólo otra migaja de oscuridad

    para guarecerme por un instante

    de la luz que se avecina.







No hay comentarios :

Publicar un comentario