Google+

domingo, 7 de septiembre de 2014

Más allá del descontrol


    Hoy,

    Después del aluvión… despertar en los trópicos,
    donde crecen articulaciones hiperquinéticas, 
    y no hay lugar para la angustia más allá del descontrol.

    Sol del otro día.

    El Café,

    Enmarañando el mediodía, tropezando por los pasillos, sólo encuentro refugio en los rincones.

    Nadie viene en mi rescate.

    El ritual,

    Las aves nocturnas surcan este paisaje devastado,
    Los sepultureros sin rostro abren las bocas del infierno,
    Los que me persiguen se ponen sus máscaras de guerra.




    Y a mí sólo me queda un alfiler.









2 comentarios :

  1. ¿para pinchar los globos de la tragedia? o ¿para sujetarte en el?...me fascina tu blog

    ResponderEliminar