Google+

sábado, 20 de septiembre de 2014

Pesadilla fluorescente


     
    Pesadilla fluorescente, despertar en la jungla,

    salvajes luciérnagas sobreviven en la memoria.



    Me desmorono y me disgrego mientras voy cayendo 

    por los herméticos acantilados 
     
    sobre los que reposa mi mente. 
     
     
     
    Orquídeas violáceas fuera de control 
     
    coronan mi frente con su danza de anguilas,
     
    mientras yo sólo atino a buscar algún refugio
     
    para cobijar mi frágil conciencia enmudecida.
     
     
     
    Este día me acompañan todas las musas malditas, 
     
    y esas fúnebres criaturas negras con bordes afilados…
     
     
     

    Yo digo esta poesía intentando ahuyentar el pánico
     
    a la hora en se avecina otra noche esquizofrénica.  
     
     

 
 
 
 

jueves, 11 de septiembre de 2014

Oda al coño


Coño,
 
coronación celestial del pubis,
 
a la vez cuenco que contiene 

y exuberante monte genital.
 



Coño,
 

caracola sorprendida en los mares de Ulises, 

origami extraviado en las alturas de Fuji San,   

beatificado,  inconfesable, impertinente coño,

enigmático, perturbador, enmarañado objeto del deseo.

 

Coño,

me sublimo ante tu inesperada alfombra de algas marinas

y encuentro en tus orillas de blanca arena, antiguos tesoros,

fragmentos de un naufragio, jarrones de la dinastía Ming,

raíces de mandrágora, abalorios y caballos de ajedrez.

 

Coño,

te celebro, te canto y te agasajo,

testimonio cercano del origen del universo,

consagración de la fe y apoteosis pagana.

 
 

Coño,

punto infinitesimal donde confluyen las aguas dulces,

inconmensurable manantial de donde brotan las aguas saladas.


 

Cómo nombrar todo lo que eres,

cómo no nombrarlo…

 

Milagroso, alucinante, generosísimo, resplandeciente coño.

simple, humilde, sencillamente,

de todo corazón,

Coño.








 
 
 

domingo, 7 de septiembre de 2014

Más allá del descontrol


    Hoy,

    Después del aluvión… despertar en los trópicos,
    donde crecen articulaciones hiperquinéticas, 
    y no hay lugar para la angustia más allá del descontrol.

    Sol del otro día.

    El Café,

    Enmarañando el mediodía, tropezando por los pasillos, sólo encuentro refugio en los rincones.

    Nadie viene en mi rescate.

    El ritual,

    Las aves nocturnas surcan este paisaje devastado,
    Los sepultureros sin rostro abren las bocas del infierno,
    Los que me persiguen se ponen sus máscaras de guerra.




    Y a mí sólo me queda un alfiler.









jueves, 4 de septiembre de 2014

El águila es bandera



Ruptura del lenguaje,

pronombres en octubre,

religión deshilachada,

jardín de los pesares,

el áureo rostro imita.



Ruptura del lenguaje,

pesadillas en la nube,


bestias con kimono,

ritual de la gaviota,

relámpago sin tiempo.


Ruptura del lenguaje

abriendo mis heridas,

estrellas incoherentes,

país del infortunio,

el águila es bandera. 




 
 
 

martes, 2 de septiembre de 2014

Retorno


    Y tanto va el cántaro…

     

    La reiterada ambición de pertenecer a lo prohibido

     

    como caimán que se adentra en las aguas turbias,

     

    como raíz que sueña una luz cautiva.   

     

     

     

    El regreso es inexorable,

     

    vamos por la vida sólo en función del ansiado retorno.

     

     

     

     

    Y todo lo que hubo por haber sido

     

    no es más que repetición que regresará al olvido.